Lunes, 10 Agosto 2020

DESCONFINAMIENTO Y FAMILIA

  • Martes, 05 Mayo 2020 17:02

Desde el grupo de Intervención con Menores y Familias, Prevención de la Concejalía de Servicios Sociales y la Concejalía de Salud del Ayuntamiento de Algete se ha elaborado un artículos sobre el proceso de desescalada que se va a ir produciendo en los próximos días:

COMENZAMOS EL DESCONFINAMIENTO, PERO NO PODEMOS HACER TODO LO QUE NOS GUSTARÍA….

¿Que podemos hacer las familias en casa hasta el desconfinamiento total con hijxs adolescentes?

Queremos recoger una serie de orientaciones para aprovechar la oportunidad que nos ofrece la situación actual, en la que todavía tenemos muchas horas de convivencia familiar.

Las familias con adolescentes en el DESCONFINAMIENTO:

Este proceso de desconfinamiento será gradual:

  • Si eres un@ adolescente piensa en organizarte para salir y te sientas seguro/a: usa guantes, mascarilla, gel desinfectante, crea una ruta de salir y hacer ejercicio en el tiempo que tienes.
  • Es normal sentir enfado, miedo, no querer salir, estar sin ganas…Lo importante es que tu te sientas seguro y tomate el tiempo que necesites para de nuevo salir.
  • Ponte en situación y habla con tus padres y madres sobre las salidas y la seguridad que vas a poner, te evitará discusiones, ell@s querrán proteger tu salud y te dirán que hagas…
  • Si te encuentras mal siempre puedes pedir ayuda a un/a amigo/a, a un familiar, a un/a profesional, estamos para ayudarte siempre que nos necesites.

El equipo profesional del Ayuntamiento de Algete de apoyo al Menor y la Familia podemos acompañaros a conseguir este objetivo. Estamos en el teléfono 916204900 extensión 4143 o en el 916204918 y en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Y mientras tanto como pasamos el resto del tiempo en casa:

Como forma de reducir la incertidumbre y aumentar la sensación de control sobre nuestras vidas nos ayuda:

  •  Planificar horarios para: despertarse y acostarse, de higiene, de las comidas, de estudio o trabajo, de ocio, de tiempo en familia….

Nos ayuda expresar y canalizar nuestros sentimientos consecuencia del confinamiento y de las salidas graduales:

  • Habla sobre cómo te sientes con alguien. No te lo guardes solo para ti (piensa que sino puede actuar como una olla a presión).
  • Sentirte escuchado y entendido ayuda. Te desahogarás y la emoción disminuirá en intensidad. Sentirnos cuidados por l@s demás nos tranquiliza.
  • Sitúate en el momento presente, no anticipes el futuro, esto puede aumentar tu malestar.
  • Escribir tus sentimientos o pensamientos que son la causa de como te sientes y de tus emociones actuales, te puede ayudar a tomar distanciamiento y relativizarlas.
  • Si tienes un problema no te quedes sol@ pensando en un círculo cerrado, busca soluciones: compártelo con alguien que te pueda ayudar, valora las posibles soluciones y como actuar en consecuencia…
  • Haz deporte: te ayudará a descargar la tensión y liberar endorfinas (esta hormona te genera sensación de bienestar). Busca en Internet videos etc.
  • Escucha música que te gusta, te ayuda a liberar hormonas para sentirte bien (Serotonina, Dopamina y Endorfinas).
  • Busca actividades relajantes que te aporten relax, serenidad y tranquilidad: música, yoga, mindfullness.
  • Mira por tu ventana o terraza, toma el sol que tiene vitamina D procedente del sol y esto te genera bienestar.

Como conclusión:

En un momento como este, diferente y excepcional de confinamiento, te ayuda si buscas y encuentras formas de gestionar tus emociones.

Te ayuda, saber que en esta situación es completamente “normal” que en algunos momentos nos desbordemos; nos ayuda asumirlo así que es “normal” y después de tomar conciencia de nuestras emociones y reconocerlas, no debemos esconderlas ni callarlas, buscar ayuda y tratar de canalizarlas: buscar ayuda, hacer deporte, relajación (lo que hemos dicho anteriormente).

Si tú o alguna de las personas con las que convives tiene conductas de ansiedad o conductas que os desbordan y no podéis gestionar, busca apoyo de profesionales. Tenemos atención telefónica y online.

Para TODAS LAS FAMILIAS DE ALGETE el Ayuntamiento de Algete a través de la Concejalía de Servicios Sociales ha puesto a tu alcance un servicio de atención.

De lunes a viernes de 9h a 14h en:

  1. Ext 4143
  2. Ext. 4143

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Qué hago para evitar que las discusiones en casa nos causen malestar y descontrol?

  • Ante un conflicto con otra persona en el que se expresan emociones de enfado y de ira, a veces se puede perder el respeto con palabras o comportamientos.
  • Para evitar la perdida de control en una discusión, te puede ayudar interrumpir la escalada al principio, antes de que la emoción sea demasiado intensa y los comportamientos de enfado se intensifiquen.
  • Llegar a acuerdos y consensuar con ellos: p/madres-adolescentes como vamos a resolver estas situaciones (interrumpir la escalada), acordar el modo de proceder ante estas situaciones antes de que se dé la siguiente discusión.
  • Interrumpir la escala: Dile a la otra persona “estamos muy enfadados/as, y esto puede ir a más, es mejor que sigamos hablando de ello en otro momento”. Acordar también respetar esta petición a toda costa y evitar seguir a la otra persona por la casa cuando hay conflicto.

¿Tengo que hacer algo si mis hij@s no expresan emociones y se comportan como si no sucediera nada”?

Es “normal en la etapa adolescente” que se escondan las emociones, me comporto como si no sucediera nada. No transmitir emociones, es un mecanismo de defensa que les permite aislarse del exterior e interiorizar consigo mismo, sin embargo, en una situación como la actual puede que se necesite expresar emociones: sienten el mismo miedo, frustración de no poder hacer una vida normal, ver a l@s amig@s etc.

En este caso, l@s padres y madres podéis ayudarles para que expresen las emociones y os cuenten como están. Podéis hacer una relajación juntos/as o un ejercicio de mindfulness, observando vuestro cuerpo y tomando contacto como las emociones.

Tod@s podéis practicar este ejercicio de manera individual. Si identificáis tensión en vosotr@s, ese es el punto de partida para buscar los motivos que os llevan a sentirla.

Puede ayudar escribir día a día, lo que hacéis y lo que están sintiendo cuando se hace…nos ayuda a organizar el pensamiento y a expresar las emociones.

Si esto no es suficiente y pensáis que a pesar de sentirme mal no lo expresan o lo comparten, estaría bien pedir ayuda profesional.

¿Qué puedo hacer si creo que mis hij@s están bajos de ánimo, parecen tristes, o alterados…?

Dile que estás para apoyarle y puede hablar contigo si lo desea, o con alguien de la familia.

Si quieren hablar con algun@ persona adulta, te ayudará una escucha activa: escuchar poniéndote en su lugar y tratando de entender su perspectiva, y haciéndoselo ver, para después poderle dar la tuya si así lo consideras. Recuerda que, aconsejar antes de tiempo y desde tu forma de entender las cosas no suele ayudar al/la otro/a, primero escúchala y dile que le comprendes y espera a dar tu opinión.

Te ayudará a una buena comunicación, si respetas aquello que está sintiendo y los motivos que expresa para hacerlo, así legitimas los sentimientos de los/as demás y ayudas a una buena comunicación.

Si no quieren hablar, respeta su silencio, una forma de empeorar las cosas y así lo perciben los/as adolescentes, es que los/as p/madres no respetemos sus decisiones de espacio y su privacidad que tanto necesitan en esta etapa.

Comentar diálogo sobre las emociones: Deciros que las emociones, y la expresión de las emociones son cosas distintas. Debemos tener presente que: “Que uno/a mismo/a tenga derecho a sentirse como se siente, no le da derecho a expresar esos sentimientos haciendo daño a los/as demás”. Es importante que p/madres e hijos/as se transmitan la necesidad de que cada uno tiene que hacerse responsable de la expresión adecuada de sus emociones de malestar, dado que si son inadecuadas afectan a la convivencia de todos/as. No podemos controlar lo que sentimos, pero sí como expresamos esos sentimientos.

Como podemos sentir que tenemos el control: orden y rutina.

  • Nos ayuda practicar de forma rutinaria actividades de ocio y tiempo libre: como actividad física y que nos gusten…Regularán nuestro estado anímico y descansaremos mejor. Si puedes, intenta limitar el uso de las pantallas y/o televisión como forma de distracción todo el tiempo.
  • Intenta organizar un horario de sueño y vigilia lo más parecido al habitual. Separa los momentos de descanso del resto del día. Es importante para nuestro cuerpo mantener nuestros ritmos luz y noche, por ejemplo, la melatonina se produce cuando se está a oscuras y es la hormona responsable de la relajación que el cuerpo segrega para poder conciliar el sueño.
  • Organizarse para una alimentación equilibrada.
  • Consensuar en familia la organización y la distribución de las tareas domésticas.
  • Diferenciar las rutinas de los días laborables de las de los fines de semana. Siendo flexible. La rutina nos organiza, pero no tiene que ser rígida.
  • Es importante, aunque sea en casa: mantener cumpleaños, tradiciones familiares etc.

¿Cómo hacemos l@s madres y padres para que acepten las normas y límites?

Lo primero que debemos tener claro como padres y madres es que existen tres tipos de normas, “pensar en un semáforo”: fundamentales “semáforo rojo”, importantes “semáforo ámbar” y accesorias “semáforo verde”. Sólo están sujetas a debate las normas importantes “ámbar” y las accesorias “verde”, debemos cambiarlas y adaptarlas consensuándolas con nuestr@s hij@s, en función de la etapa evolutiva de la familia (paso de niñez a adolescencia, fechas concretas, estados de alarma…) pero, la última palabra la tendréis siempre vosotros, l@s padres y madres.

Para relacionarnos en nuestra sociedad tenemos que cumplir una serie de normas, lo que favorecerá nuestra convivencia y el respeto entre las personas. No todas las etapas evolutivas tienen las mismas capacidades cognitivas ni han alcanzado el desarrollo moral completo como para que valoren en qué plano está una norma (fundamental, importante o accesoria).

Tenemos que ser l@s padres y madres quienes las establezcamos de manera clara y firme. La decisión no puede recaer sobre nuestr@s hij@s, da igual su edad.

  • Normas fundamentales “semáforo rojo”: no son negociables, son la base del sistema de valores familiar. Disminuyen con la edad de nuestr@s hij@s. En la juventud “se cuentan con los dedos de una mano” y tienen que estar muy claras para padres y madres e hij@s, establecidas a priori y cumplirse.
  • Normas importantes “semáforo ámbar”: pueden ser negociables y consensuadas a partir de los 12-13 años. Aumentan con la edad de nuestros hij@s.
  • Normas accesorias “semáforo verde”: pueden ser debatidas a partir de los 6-7 años. Estas aumentan con la edad de nuestr@s hij@s, en la adolescencia son la mayoría.

¿Sería conveniente flexibilizar las normas familiares durante la cuarentena? La respuesta es sí. Las normas tienen un carácter estable, pero, como señalamos, son modificables en función del desarrollo evolutivo de nuestr@s hij@s y de las necesidades familiares.

¿Hasta dónde y cómo sería mejor flexibilizarlas?

  • Las medidas y cambios de la norma los comunicaremos semanalmente en los tiempos marcados para una asamblea familiar, una reunión familiar de cómo ha ido la semana etc. Así, damos recorridos a la nueva norma para que arraigue y ver si necesita nuevas modificaciones.
  • Les recordaremos que los cambios en las normas podrán ser reversibles y, algunos, lo serán cuando finalice el desconfinamiento.
  • Cuando estamos flexibilizando una norma importante o una norma accesoria, resulta muy útil pararnos a reflexionar por dónde comenzar:

- Frecuencia: aumentar o disminuir el intervalo de tiempo en el que se aplica la norma.

- Intensidad: paso de una norma de importante a accesoria o al revés, incluso pasar a ser un refuerzo y no una norma (ej. tirar la basura).

- Duración: tiempo en el que la norma estará vigente o será revisable.

- Lugar: en el que es aplicable la norma.

Un ejemplo: mi hijo/a adolescente fuma y antes bajaba a fumar a la calle. Me pregunto ¿cómo hacemos ahora?

Si vuestro hijo o hija es menor de edad, este es un ejemplo de norma fundamental no negociable.

Norma anterior: no se puede fumar en casa.

Norma actualizada: se podrá fumar en casa bajo las siguientes condiciones negociadas entre los padres y las madres y sus hij@s. Teniendo en cuenta que la última palabra la tenéis los padres y/o las madres.

- Duración: fecha en la que la nueva norma dejará de tener vigencia.

- Intensidad: cuántos cigarrillos están permitidos.

- Frecuencia: en qué horario

- Lugar: dónde sí está permitido.

¿Cómo elegir un momento y espacio para establecer las normas y comunicarnos?

  • Pactar con vuestr@s hij@s una hora determinada. A veces damos por hecho que si los vemos sin hacer nada es un buen momento y para ellos puede no serlo.
  • Elige un espacio que sientan suyo (les da seguridad), donde puedan mostrarse vulnerables manteniendo el control. Su dormitorio suele ser el elegido. Si es un espacio que comparten con un hermano o hermana más pequeño/a o más mayor, pediremos al herman@ que salgan para darle su espacio, su intimidad y su tiempo.
  • Tareas domésticas. Planificar y organizar las tareas de forma que todos/as podamos colaborar de alguna manera en mantener el orden y la limpieza en el hogar. Esto es algo a intentar negociar como parte fundamental del cuidado personal y familiar.
  • Tiempo de ocio individual. Tod@s necesitamos que se respeten los momentos que cada uno/a necesite para estar a solas. Entre los 13 y los 17 años, esto es importante para ell@s
  1. Tener momentos y espacios a solas no significa aislarme de tod@s todos los días. Cuando vuestr@s hij@s apenas salen de la habitación, tratar de conversar afablemente, ofrecer y propiciar un espacio de diálogo para que explique sus motivos, si le ocurre algo etc.
  2. Si su aislamiento se debe a problemas de relación con algún miembro familiar, conviene favorecer los medios y las alternativas que faciliten el manejo de ese conflicto.
  3. Otro motivo puede ser que esté llevando a cabo una inadecuada gestión emocional, por ejemplo, está triste por no poder estar con la persona que quiere y se aísla y nos dice que no quiere ver a nadie más. En este caso, hay que escucharle, respetar su emoción y en la medida en que esté receptiv@, ayudarle a salir de ese estado emocional con actividades etc. No siempre váis a conseguir que lo haga. De todas formas, ésta es una nueva oportunidad en la que intentar un acercamiento y cambio en la relación.
  4.  Cuando el motivo para estar sol@ y encerrad@ es para estar comunicándose con sus iguales o jugando a videojuegos, conviene transmitir la diferencia entre dedicar tiempo a esas actividades y dedicarse en exclusiva a las mismas. Conviene plantear la necesidad de negociar tiempos, otros espacios, otras actividades.
  5. Intentar en el confinamiento el reto de encontrar actividades que quieran compartir en espacio y tiempo en familia es un buen reto para afrontar en este confinamiento.


desconfinamiento adolescentes

Síguenos

  Facebook          Twitter          Logo linkedin           

Sobre nosotros

Plaza de la Constitución, 1 - C.P.: 28110

Teléfono: 91 620 49 00

ALGETE (Madrid)

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El horario de atención al público en el Registro General del Ayuntamiento es:

- Por la mañana: de Lunes a Viernes de 9:00 a 14:00 h.

- Por la tarde: de Lunes a Viernes de 16:00 a 20:00 h.